ANARCOCAPITALISTA.FOROAC.ORG
POLITICOS MANDAN PORQUE TU OBEDECES
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Los posteadores más activos del mes


Sociedades ANARCOCAPITALISTAS en el mundo real

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sociedades ANARCOCAPITALISTAS en el mundo real

Mensaje por Admin el Jue Feb 13 2014, 18:54

"Si tuvieras que elegir a alguien para que cumpliera tus objetivos, a quien eligirias a un politico o a ti mismo?"



Si quieres saber que es el ANARCOCAPITALISMO puedes leer aqui.
http://es.wikipedia.org/wiki/Anarcocapitalismo









Sociedades anarcocapitalistas que han existido en el mundo real:

En 1848 corrió como un reguero de pólvora la noticia de que en California el oro abundaba. El mineral, aferrado a las rocas milenarias, yacente en los ríos de aquel territorio, estaba a la espera de que lo arrancasen las primeras manos que llegasen. Y llegaron a miles. A una velocidad inusitada.


Fue el gold rush, la fiebre del oro, y a aquellos hombres se les llamó forty niners, por el año en que acudieron en masa a aquellas tierras.

Podemos imaginarnos por un momento la situación. Millares de hombres, en su mayoría jóvenes, acudiendo a un territorio escasamente explotado y movidos por el sueño de ser inmensamente ricos en muy poco tiempo. Duchos todos ellos en el manejo de las armas, aficionados los más al alcohol, imprimieron tal velocidad a su carrera... que dejaron bastante atrás las instituciones de los Estados Unidos, que año a año ganaban territorio, precisamente, por el oeste del continente.

¿Qué cabría esperar de la llegada en masa a un territorio como la California de aquellos días de unos hombres ávidos de riqueza, dispuestos a explotar recursos valiosos y escasos y sin encomendarse a las instituciones legales? Una guerra sin cuartel, carretadas de muertos, el caos, el crimen convertido en ley y la ley en crimen.

Sin embargo, lo que ocurrió no fue eso. Lee Harris, en The next American Civil War, escribe:

Esas predicciones no se cumplieron. Agudos observadores que habían estado en campamentos de oro quedaron unánimemente asombrados al encontrar que los mineros habían fijado de forma espontánea un conjunto de normas y regulaciones que a todos concernían y que todos aceptaban.

Las normas variaban enormemente de lugar en lugar, "pero todas tenían el mismo objetivo –de nuevo Harris–: la minimización de los conflictos relacionados con reclamos sobre las minas".

El oro es un bien muy preciado, pero lo es menos que la vida. Y el conflicto permanente es muy costoso y una fuente de inseguridad; consume esfuerzos que, de otro modo, se dedicarían a la explotación del territorio. Lo más eficaz para todo el mundo es el sometimiento a unas normas que permitan la extracción del mineral sin conflictos. Los hombres, constituidos en compañías mineras, se dedicaron a fijar tales normas y dar con la forma de hacerlas cumplir.

En "An American Experiment in Anarcho-Capitalism: The Not So Wild, Wild West", Terry L Anderson y P. J. Hill explican que esa sociedad libertaria no se parecía, ni de lejos, al mundo pobre y brutal que Hobbes consideraba consustancial al estado de naturaleza, previo al surgimiento del Estado. Anderson y Hill citan a un historiador, J. H. Beadle, quien en uno de sus libros dice: "No había autoridad constitucional alguna, ni juez o funcionario a menos de quinientas millas. Los invasores quedaban expuestos a las leyes fundamentales de la naturaleza, acaso con los derechos inherentes a la ciudadanía americana". Anderson y Hill añaden: "El primer derecho civil que evolucionó de este proceso se aproxima al anarcocapitalismo tanto como cualquier otra experiencia en los Estados Unidos".

Las compañías que se creaban para explotar las minas fijaban sus propias normas. Normas que a menudo contemplaban "acuerdos (...) para cuidar de los enfermos o desafortunados, reglas de conducta personal [relacionadas con] el uso de las bebidas alcohólicas o las multas que se podían imponer a las conductas impropias", nos cuentan Anderson y Hill.

Cuando se trataba dirimir disputas sobre propiedad, "la solución general era la de mantener reuniones generales y designar comités, a los que se les encargaba la redacción de normas". Anderson y Hill se hacen eco de un caso registrado en Colorado:

Se mantuvo una reunión general de mineros el 8 de junio de 1859, y se designó un comité para que redactase un cuerpo de leyes. Este comité trazó los lindes del distrito y su código civil. Después de un período de discusión y enmiendas, fue unánimemente adoptado en otra reunión general, el 16 de julio de 1859. El ejemplo fue rápidamente seguido en otros distritos, y todo el territorio se dividió pronto en multitud de soberanías locales.

Un historiador del negocio de la minería en aquellos años explica:

Ningún alcalde (...) o juez de paz fue jamás impuesto sobre un distrito por un poder venido de fuera. El distrito era la unidad de organización política, en muchas regiones, tras la creación de un Estado. Y los delegados de los distritos colindantes se reunían para abordar los lindes o las materias del gobierno local, que luego explicaban en sus respectivas circunscripciones en reuniones al aire libre, en una ladera o en la ribera de un río.

La desconfianza hacia las normas venidas de fuera era tal, que en muchos distritos se prohibía a los abogados el ejercicio del derecho. En el distrito Union Mining se dictó la siguiente norma:

Se resuelve que no se permitirá en este distrito el ejercicio del derecho a ningún abogado, bajo la pena de no más de cincuenta ni menos de veinte latigazos, más la expulsión para siempre del distrito.

Se creaban cortes por reclutamiento de voluntarios del lugar. Rara vez eran permanentes. Cualquier ciudadano que cumpliese la ley podía convertirse en acusador o defensor en los procesos, y a cualquiera se le podía encargar la tarea de hacer cumplir las resoluciones de las cortes. Había competencia entre éstas, que cobraban por el servicio de impartir justicia. Las que tenían fama de más justas eran las más solicitadas, de modo que la competencia favorecía que prevaleciese la justicia.

Todo esto le resultará extraño a quien esté habituado a pensar que sin Estado los ciudadanos seríamos incapaces de organizarnos. La experiencia y el hecho de que los hombres hacemos uso de nuestra capacidad de raciocinio dicen lo contrario.



Otros ejemplos históricos.

Interpretación del siglo XIX del Althing en la Mancomunidad Islandesa, en la cual autores como David Friedman y Roderick Long consideran que existieron elementos de una sociedad anarcocapitalista. Las jefaturas del clan podían ser compradas y vendidas, y no existían monopolios geográficos, los individuos podían elegir voluntariamente la pertenencia a cualquier clan.

Algunos de los teóricos del anarcocapitalismo señalan ejemplos históricos que presentan similitudes con su ideología. Si bien se trata de sociedades extemporáneas a la formulación de esta doctrina o de procesos sociales no derivados de esta filosofía, estos teóricos destacan situaciones reales en donde la protección de la libertad y propiedad individuales fueron voluntariamente financiadas antes que provistas por el Estado a través de los impuestos.
La Irlanda celta

Un ejemplo frecuente de una sociedad con características anarcocapitalistas es la Irlanda celta en la Edad Media, por su sistema legal y de cortes basada en clanes a los que uno podía afiliarse y desafiliarse con libertad.

La Islandia medieval

Según David Friedman, "las instituciones islandesas medievales tuvieron varias características peculiares e interesantes; podrían haber sido creadas por un economista chiflado para probar los alcances en los cuales los sistemas de mercado podrían suplantar al gobierno en la mayoría de sus funciones fundamentales".71 Aunque no la califica directamente como anarcocapitalista, Friedman arguye que la Mancomunidad Islandesa entre los años 930 y 1262 presentó "algunas características" de la sociedad anarcocapitalista (debido a la existencia de un sistema legal sencillo, la seguridad era enteramente privada y capitalista), aportando algunas evidencias de cómo una sociedad de ese tipo funcionaría. "Aún cuando el sistema legal islandés reconocía una ofensa esencialmente "pública", la manejó otorgándole a algunos individuos (elegidos a veces de entre los afectados) el derecho a llevar el caso y recolectar las multas, encajando de esta manera en un sistema esencialmente privado"

La Pensilvania temprana

El estudio sobre la historia de América Colonial de Murray Rothbard, Conceived in Liberty, discute el periodo cuando Pensilvania (del tiempo del Santo Experimento) cayó en una situación de anarquismo y cómo William Penn luchó cerca de una década para reinstalar su gobierno sobre un pueblo que no quería.

El Viejo oeste estadounidense

Según la investigación de Terry L. Anderson y P. J. Hill, el Viejo oeste de Estados Unidos, durante el período que va de 1830 a 1900, tuvo similitudes con el anarcocapitalismo ya que «las agencias privadas proveían la base necesaria para una sociedad ordenada donde la propiedad era protegida y los conflictos resueltos», y que la percepción popular común de que el Viejo oeste era caótico y con poco respeto hacia los derechos de propiedad es incorrecta.
Internet

Para muchos anarcocapitalistas, por ejemplo los vinculados al criptoanarquismo, Internet sería el ejemplo de una red de jurisdicciones (con algún parecido a la ley policéntrica) y los conflictos se resolverían basándose en la ley común (véase la nueva Lex Mercatoria74 ). Son tomados por ellos como metáfora del funcionamiento de la interacción voluntaria (mercado), ya que el conocimiento que manejan las infinitas interacciones entre individuos que se dan cada día en el mundo es muy superior a lo que jamás podrá manejar ninguna institución centralizada (véase: conocimiento disperso).

http://austroanarquistas.com/?p=6394

La Islandia medieval y la ausencia de gobierno

Escrito por Thomas Whiston en Mises Daily y traducido por Carmen Leal en Mises Daily en español. Thomas Whiston es estudiante de la Universidad George Mason, agradece a su profesor Benjamin Powell la guía prestada en la investigación para este artículo.

Los que consideran que el gobierno es la fuente del orden social, dicen que si no existiera habría violencia, caos y un bajo estándar de vida. Nombran el caso de las guerras civiles en África, los enfrentamientos por la droga en Sudamérica o se remontan a Gengis Khan en Mongolia. Dicen que estas cosas, que en realidad son ejemplos de gobiernos en conflicto, muestran lo que sería la vida sin gobiernos.

Otra objeción común al argumento de los sistemas en los que la ley funciona sin Estado es pedir “solamente un ejemplo de dónde una cosa así haya funcionado”.

La Islandia Medieval ilustra un ejemplo real e históricamente bien documentado de cómo un orden legal sin estado puede funcionar, y también ofrece percepción acerca de cómo podríamos hoy día crear una sociedad justa y eficiente.

Debido a la localización geográfica de Islandia no existía la amenaza de una invasión extranjera, así que la demanda de una fuerza militar nacional estaba ausente. Los colonos islandeses tenían puntos de vista ideológicos y filosóficos acerca del estado y las leyes que eran como los que tenían los Padres Fundadores de los Estados Unidos, incluyendo el rechazo a un fuerte gobierno centralizado.

La razón principal por la que los Vikingos se fueron desde Noruega a Islandia fue, en primer lugar, el evitar la relación feudal entre el rey y sus barones y siervos, así que los colonos islandeses desarrollaron un sistema descentralizado de gobierno.



Islandia no poseía una rama ejecutiva del gobierno. En vez de un rey, tenían caudillos locales. Un oficial permanente en su sistema era el logsogumadr o “el que dice la ley”. Sus funciones incluían la memorización de las leyes, el dar consejo en cuestiones legislativas y el recitar los actos legislativos cuando se encontraba actuando de oficio.

En lugar de una rama judicial del gobierno, existían tribunales privados que eran responsabilidad de los godar (*). Para resolver disputas, los miembros de este sistema de tribunal eran escogidos después de que fuera cometido el crimen. Tanto el demandado como el demandante tenían derecho a escoger la mitad de los que actuarían como árbitros.

Existía otro nivel de tribunal, denominado Varthing. Esta era un tribunal del Thing (o asamblea de hombres libres) (*), en el que los jueces eran escogidos por el godar del Thing. David Friedman se dio cuenta de que estos tribunales se reunían muy raramente y que se sabe poco acerca de ellos. Cada demarcación territorial estaba representada por su propio Althing. Si una disputa no se resolvía por medio de los tribunales privados, subía en la escala hasta el siguiente tribunal más alto hasta que se resolvía.

No existía la propiedad pública durante la época vikinga en Islandia, toda la propiedad era privada.

Los colonos de Islandia dividieron el país en cuatro regiones. Cada región poseía nueve godord y los distritos estaban divididos en tres things. Los distritos estaban divididos en grupos de tres, y cada thing poseía tres distritos.

La palabra ‘godord’ tiene dos definiciones. ‘Godord’ representaba un grupo de hombres. Estos estaban aliados o juraban fidelidad a un godi específico. Un godi era el líder o jefe que construía un sitio de culto pagano para sus seguidores. Los godord eran también una colección de derechos, el derecho a representar el cuerpo legislativo de Islandia.

Señala David Friedman que “… los escaños en el cuerpo judicial estaba en venta de una forma muy literal”. Los hombres que actuaban como legisladores no poseían el poder simplemente porque se titulaban godord. No tenían poder “a menos que pudieran convencer a algunos granjeros libres para que les siguieran” (2). Esto mantenía a la tiranía y la injusticia bajo control.

Jesse Byock señala en su libro que “el liderazgo evolucionó de tal forma que el poder de un caudillo y los recursos que podía éste alcanzar no se derivaban de un territorio explotable”. Eso sucedía porque los granjeros libres podían cambiar de lealtad entre distintos godi sin moverse a una localización geográfica distinta. “El lazo legal entre el godi y el miembro de la asamblea se creaba por medio de un contrato voluntario y público” (3). La capacidad de cambiar de sistema legal sin moverse es clave en un sistema descentralizado. Crea separación hasta el nivel del propio individuo, haciendo que todas las estructuras del gobierno se formen de un modo verdaderamente voluntario.

Esta relación inestable entre el godi y los miembros de la asamblea en Islandia ayudó a conservar, con bastante efectividad, al gobierno fuera de las vidas de los ciudadanos; la ley y el arbitraje se hacían justamente.

¿Cómo se les pedían responsabilidades a las personas cuando cometían un crimen? Se parecía mucho a la manera en que funcionan hoy los sistemas de tribunales civiles en los Estados Unidos. Los criminales eran obligados a pagar multas. Estas multas no revertían al estado, sino que eran indemnizaciones. Si el criminal no podía pagar la multa que le imponían, entonces iba a su godord o a su grupo de familia o amigos, o a algunos otros aliados, y ellos pagaban la multa por él; si nadie podía representarle, entonces pagaba la multa mediante la esclavitud. Los pobres no se encontraban en desventaja. El pobre podía vender su derecho a la justicia a alguien, como un jefe u otro personaje respetado, que la recaudaba o que hacía justicia a la víctima. A este respecto, el derecho a transferir la indemnización actuaba como un ecualizador para los pobres. En los casos en que la víctima no quería restitución, la parte culpable no tenía ninguna obligación impuesta.

Si un criminal no pagaba la multa o no se sometía a la esclavitud, o bien era puesto fuera de la ley o perdía el apoyo de sus pares, dependiendo de la severidad del crimen, desacreditándose de esta forma (4).

Incluso en tiempos de guerra se entendía que habría que pagar por cualquier hombre que fuese muerto (5). Esto acortaba las querellas, nunca hubo “guerras” reales, y la violencia podía clasificarse como disputa familiar o escaramuza. Las pendencias eran cortas y duraban un par de días como mucho (6). Las dos partes tenían el incentivo de comprometerse y llegar a acuerdos porque la violencia sostenida es muy costosa en este tipo de esquema institucional.

Islandia se vino abajo en el año 1262, doscientos noventa años más tarde de haber sido fundada. Roderick Long señala que a Estados Unidos le llevó solamente ochenta y cinco años el tener su primera guerra civil. Que Islandia lo mantuviera tanto, es impresionante.

Este colapso no llegó hasta después de casi tres siglos de vida relativamente pacífica. Roderick T. Long observa “Debemos ser cautos al etiquetar como fracaso un experimento político que floreció durante más tiempo que el que llevan los Estados Unidos existiendo”.

Cuando se mira de forma objetiva a historia de Islandia, podemos ver cuáles fueron las causas reales del colapso. La falta de competitividad y las cualidades de monopolio que surgieron cuando cinco familias coparon el mercado de la jefatura fueron una razón. Estas familias compraron la mayoría de las jefaturas. Controlaban los tribunales y el sistema legal hasta un punto significativo. Esto significaba que no había ya tantos jefes entre los que elegir. Esto llevó a menos competición, dando oportunidad a una explotación creciente de los granjeros libres, lo cual llevó a una revuelta contra estas cinco familias.

Roderick Long también advierte del hecho de que la introducción del diezmo en 1096 puede haber ayudado al colapso de Islandia. El diezmo era un impuesto que se pagaba para mantener a la Iglesia Católica y para pagar a los oficiales eclesiásticos. La única estipulación era que el dinero que se obtenía para el mantenimiento de la iglesia fuera a manos de un terrateniente privado, normalmente un jefe. Los jefes habían expropiado ganancias de los campesinos libres y los campesinos libres no tenían forma de mantener controlados a los jefes.

¿Qué implicaciones tienen las políticas de la Islandia de la Época Vikinga y cómo las aplicamos en el mundo moderno? Seguramente, después de tanto desarrollo como ha habido en los últimos setecientos años existirían dificultades con un sistema político con tanta simplicidad como el de Islandia, pero los grandes avances en la tecnología también tienen un gran potencial para coordinar de una manera más descentralizada el sistema de mercado.

La historia de la Islandia de la Era Vikinga tiene lecciones que enseñarnos. Una de ellas es la importancia de un poder ejecutivo descentralizado. El sistema legal descentralizado de Islandia se las arregló para atar corto a sus líderes durante la mayor parte de su historia. Los caciques solo tenían poder si podían convencer a la gente para que les siguieran, sin el uso de la coerción. Esto aminoraba el problema del agente principal. ¿Quien quiere seguir voluntariamente a un líder malvado o incompetente? Incluso cuando un líder malvado pudiera arrastrar a unos pocos campesinos a seguirle, a la larga perdería su credibilidad.

Otra lección importante es que los agentes de la aplicación privada de la ley pueden proteger a la gente en un mercado libre. Esto les permitía utilizar el cálculo económico. Las fuerzas de Policía públicas no tienen esta guía. Como dice Rothbard: “Su asignación de fondos está entonces sujeta a todo el juego de la política, el enredo y la ineficacia burocrática, sin que exista indicación de si el departamento de policía está sirviendo a los consumidores de una forma que responde a sus deseos o si lo está haciendo eficazmente” (7).

En el sector público no existen indicativos económicos del éxito, pero en el sector privado las empresas llevan la contabilidad de las ganancias y pérdidas.

La aplicación pública de la ley asume una protección absoluta (Cool. La protección de la Policía no es un bien infinito que puede ser consumido sin límite superior. La policía estatal siempre ha tenido un presupuesto limitado, derivado de los recursos limitados del contribuyente. Otra razón por la que las agencias de policía privada serían más efectivas es el hecho de que las empresas privadas buscan el máximo provecho.

¿Cómo puede una empresa maximizar el beneficio sin cumplir las demandas de los consumidores? Una agencia de policía estatal obtiene su dinero por medios represivos, de manera que no tiene que satisfacer los deseos de los ciudadanos de la misma manera. Cualquier empresa privada que no pone el beneficio como su prioridad principal será expulsada a la larga del mercado.



La Islandia de la Era Vikinga tiene mucho conocimiento que ofrecer en cuanto a la privatización de la ley, los tribunales y las agencias que aplican la ley. El Estado Libre Islandés duró más tiempo que los 106 años de existencia de Estados Unidos. Islandia no tuvo una guerra civil en los primeros 300 años de su existencia. A los Estados Unidos les llevó unos 80 años el tener su primera guerra civil y después de la guerra, se puede argumentar que el sistema de gobierno ya no fue el mismo que había sido antes.

La provisión pública de la ley, los tribunales y la protección policial cuentan con los mismos incentivos y cálculo de problemas que cualquier industria socializada. Si estos servicios pudieran proveerse en el marco de un mercado, sería posible proveerlos más eficazmente.

La Islandia Medieval ofrece la evidencia de que estas cosas pueden ser suministradas de forma privada, sin violar los derechos de nadie y que los resultados no eran un caos. No había luchas continuas. La “Selva Hobbesiana” no creaba un estado natural de guerra de todos contra todos, en el que la vida fuera desagradable, brutal y breve. En comparación con muchos gobiernos del siglo XX, la Islandia medieval sería un sitio más seguro en el que vivir.

En una sociedad sin estado, los hombres se eligen por sus capacidades. El estatus, el dinero, el poder y la codicia, todo lo que apoyan los que defienden un fuerte gobierno centralizado, no eran requisitos previos para ser un líder. Los peores no eran seleccionados para llegar a la cima. Los escogidos en una sociedad sin estado son escogidos precisamente porque son emprendedores y los emprendedores que mejor satisfacen las demandas de los consumidores serán aquellos cuyas empresas crezcan. En una sociedad sin estado, la única persona que es “Rey” es el consumidor.

Notas

_________________

(*) Acerca del significado de thing o þing, véase http://es.wikipedia.org/wiki/Thing. Sobre los godor, (goðar) y sus funciones político—judiciales, véase http://es.wikipedia.org/wiki/Go%C3%B0i (N. de la T.)

[1] David Friedman:  Private Creation and Enforcement of Law: A Historical Case.

[2] Long, Roderick:  Privatization, Viking Style: Model or Misfortune?

[3] Byock, Jesse:  Viking Age Iceland p. 119.

[4] Friedman, David:  Private Creation and Enforcement of Law:  A Historical Case.

[5] Friedman, David:  Private Creation and Enforcement of Law:  A Historical Case.

[6] Byock, Jesse:  Viking Age Iceland.

[7] Murray N. Rothbard:  Hacia una nueva libertad p. 220.

[8] Murray N. Rothbard:  Hacia una nueva libertad p. 220.



TODO INTENTO DE COERCION HA FRACASADO, FRACASA Y FRACASARA SIEMPRE










Admin
Admin

Mensajes : 178
Puntos : 587
Fecha de inscripción : 07/03/2013

Ver perfil de usuario http://anarcocapitalista.foroac.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.